¿Qué es y en qué consiste el derecho de admisión en España?

derecho de admisión en España

Este es un derecho que posee el dueño de un establecimiento público de reservarse la entrada de una persona a su local. También aplica cuando se trata de actividad o eventos públicos e inclusive, puede abarcar la permanencia del individuo por cierto tiempo.

¿Quién ejerce la reserva del derecho de admisión?

El dueño del local, acto o evento público, puede reservarse el derecho a dejar que una persona ingrese o permanezca en el mismo. Sin embargo, es necesario que tenga una razón objetiva para ello. De lo contrario podría existir una violación a la ley de Madrid.

¿Cuándo se aplica el derecho de admisión?

Se puede aplicar cuando el o los individuos que desean ingresar van a afectar de forma directa o indirecta el ambiente del local. Bien sea por comportamiento violento o por consumo de sustancias recreativas. 

Además, se puede reservar cuando la persona ya pasó la hora de entrada o llega a horas de cierre del establecimiento. O en caso de que no cumpla con el código de vestimenta establecido o la edad legal permitida para el evento.

Casos de aplicación

Es necesario que se sigan algunas normas establecidas en la ley para poder aplicar el derecho de admisión. Entre ellos se encuentra, contar con guardias de seguridad que se encarguen de la reserva de admisión, así como el ingreso y egreso del local o evento.

Responsabilidades, denuncia y sanción

La responsabilidad en el uso, omisión o incluso extralimitación del derecho de admisión recae sobre el dueño del establecimiento. En caso de que se trate de un evento de quien lo organice. 

Cuando se rompen las normas de dicha política, cualquier ciudadano puede hacer una denuncia. La sanción por parte de las Comunidades Autónomas puede ir entre el euro y los 600.000 €, el monto lo determina la gravedad de la infracción.

Los límites del derecho de admisión

Los mismos se establecen para que el derecho de admisión no se use como una excusa para dañar a una persona. Ni mucho menos para encubrir una discriminación por raza, religión o incluso sexo, puesto que esto atentaría contra las normas de paz.

En caso de que el establecimiento requiera normas de vestimenta o protocolo, las mismas deberán imprimir y ser visibles al público.

Establecimientos con derecho de admisión

Aunque parece que todos los establecimientos comerciales pueden aplicar el derecho de admisión, cada uno se rige por sus Comunidades Autónomas. Es por ello que hay algunas que han transferido su competencia para legislar.

Mientras que otras aún no han hecho uso de ella, tal es el caso de las comunidades de Andalucía, Cataluña, Navarro, Valenciana, Madrid, entre otras.

Discotecas

El derecho de admisión en discotecas se aplica como medida de seguridad para evitar situaciones que puedan ocasionar problemas dentro del establecimiento. Así mismo que incumplan con las leyes de las comunidades autónomas.

Bares

Del mismo modo sucede con los bares, la principal función de estos establecimientos es la venta de alcohol. Por lo que es común que se reserve el derecho de admisión si el individuo infringe las normas establecidas o lleva su propia bebida.

Supermercados

En cuanto a los supermercados, las leyes que se aplican para el derecho de admisión no son tantas. Esto se debe a que es un sitio diurno y cualquier persona puede comprar; sin embargo, en casos donde sorprende a un individuo intentando robar es posible que se aplique esta política. 

Hoteles

Este tipo de establecimiento por lo general tiene su propio reglamento interno, pero es importante que el mismo no incumpla las leyes de las Comunidades Autónomas. Su derecho de admisión se aplica para mantener un control sano en las horas de entrada y salida.

Así como los pagos del servicio o la edad que debe tener quien alquile la habitación o si ya están a tope.

Escuelas

Los niños en el territorio Español deben recibir educación, según lo contempla la ley. Pero existen diferentes criterios que se aplican para el derecho de admisión cuando se trata de una escuela privada y una pública. 

Empresas

Dependiendo del tipo de empresa, las normas para el derecho de admisión pueden variar. Por lo general se aplica cuando la persona no trabaja en la empresa y la misma no atiende al público.

Gimnasios

Este establecimiento también puede aplicar esta política, sobre todo cuando ha alcanzado su capacidad o la persona no cumple con las reglas internas del mismo.

Cine

Es muy común ver cines que no permiten el ingreso de comidas y bebidas. Este derecho de admisión no es válido, dado que la principal función y fuente de ingresos del mismo es la venta de entradas, no la de alimentos.

Derechos y límites del propietario

Si bien el propietario está en su derecho de hacer uso de esta política, la realidad es existen límites para evitar que se abuse de él y por ende del ciudadano. 

Derechos del ciudadano ante un uso inadecuado del derecho

Los individuos que vean un abuso de esta política pueden presentar una demanda ante la comunidad autónoma que rige el área. 

Consecuencias del mal uso del derecho para el propietario

La consecuencia más frecuente por más uso es una sanción económica que puede alcanzar hasta los 600.000  €.

Regulación

Los lugares que implementan esta política deben informar a sus clientes sobre ello. Esto se hace colocando un cartel en algún lugar que tenga mucha visibilidad. Así mismo deben anexar esta información en los materiales de publicidad que se reproduzcan, incluidos PDF.

Algunas situaciones que justifican la reserva del derecho de admisión

Los casos en los que se puede aplicar esta política son muy específicos, por ejemplo cuando la persona llega cuando ya el establecimiento está por cerrar. El mal comportamiento o violencia en el mismo ocasiona incomodidad a los presentes, por ende no se permite su ingreso.

Otros casos es cuando ya el lugar se encuentra en su máxima capacidad o las personas no cumplen con la edad legal permitida. O que se pueda presenciar que se intenta ingresar con sustancias ilícitas, bien sea en su bolsillo o que las haya consumido, sin olvidar el porte de armas de fuego.

Deja un comentario